FILO-SOFÍA

Hay días, cuando aún la oscuridad lo llena todo de silencio y de falsa posibilidad, que el papel en blanco es  casi un regalo, un reto de intimidad.

El pálpito se siente al borde de un abismo único, como si por fin me fuera a ser concedido el lenguaje de los iniciados en los misterios de la vida y la  muerte. Ese instrumento cuya naturaleza excede  lo que puede ser forjado por las palabras, y nos permite un mayor grado de convicción en aquello que nos sustenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s