Currículum Vítae

 

La expresión currículum vítae significa literalmente “carrera de la vida”. En nuestra sociedad capitalista y competitiva esa carrera se mide por la relación de títulos, honores, cargos, trabajos realizados que se presupone califican a una persona.

Ahora bien, la calificación siempre se tiene en cuenta en referencia a la tarea que se va a desempeñar. Si dicha tarea es la de escribir o colaborar en un libro, parece que todo lo que no contribuya a enaltecer la figura intelectual y erudita del participante desprestigia al libro y a la propia editorial. Esto debería ser matizado y reflexionado porque no es una cuestión baladí.

Hay temáticas que son un ejercicio de pura erudición y aquí obviamente deben ser congregados los que han consagrado su vida profesional a ese campo del conocimiento.

Hay otros aspectos de la realidad donde la capacidad de reflexionar es fundamental, pero no menos que la praxis misma. Obviamente quien ha dedicado su vida al ejercicio de una determinada profesión en cuerpo y alma no puede a su vez haber engrosado su currículum académico hasta hacerlo envidiable. Sobre todo, porque  como acabo de mencionar hay profesiones que exigen presencia física y mental, cuando estás y cuando supuestamente estás descansando, también, porque las personas difícilmente tienen horarios rígidos.

“La carrera de la vida” es muy diversa, como diversa es la vida. Eso no desmerece la calidad de las aportaciones o reflexiones que alguien inmerso en esa carrera pueda hacer desde perspectivas más realistas y menos teóricas que otros. De hecho a menudo nuestras reflexiones sobre la vida adolecen de ese vínculo que las haga más reales.

Necesitamos las aportaciones de las personas que se sumergen en el mundo para realizar desde allí la carrera de la vida. Personas que aun habiéndose formado y pudiendo acceder a situaciones más cómodas, deciden correr desde allí su maratón y renunciar, si cabe, a otras aspiraciones intelectualmente más estimulantes. No las ninguneemos, tal vez merezcan la oportunidad que desperdiciaron y puedan aportan aires frescos a ese mundo de eruditos algo elitista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s