Reparación del dolor

Mientras haya un quebranto que distinga el durante y el después, no cejará el llanto. No se repara un objeto perforándolo más; así, no se repara un dolor emocional: recordando reiteradamente la perforación inicial, sino experimentando que, aunque todo tiene el poder de herir, no todo hiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s