DES-PEDIR

Entre pasillos y corredores cruzados se disgregan los griteríos de generaciones que descansan unas sobre otras. Todas llegan a su fin y se disipan entre orlas, símbolos, abrazos y enhorabuenas que funcionarán de catapulta al exterior de esos muros centenarios.

Pero, nadie deja atrás su infancia y adolescencia. Tan solo, es un acto simbólico que ayuda a despedir lo que no puede ser ya pedido, porque ya fue dado o denegado, o en cualquier caso pasó el tiempo de recoger.

Hay  que saber avanzar y desprenderse de lo que no pudo ser, y de lo que ya no será, sino nos transformamos en camaleones que buscan tiempos mejores, sin identidad, y sin más medida del bien y del mal que el placer inmediato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s