Angel, hombre, bestia (Pascal)

El hombre no es ni ángel ni bestia, y la desgracia quiere, que quien quiere hacer el ángel haga la bestia (Pascal, Pensamientos, 572)

Si Pascal consideraba que, de hecho ser, no era el humano ni ángel ni bestia, debía ser una fuerza, no sabemos de qué naturaleza, con muy poca gracia, o mucho despropósito la que impelía al hombre a hacer algo que no respondía a su ser. A pesar de que Blaise Pascal intentó siempre argumentar hasta la saciedad sus planteamientos, podríamos quedarnos con la duda del tipo de razonamiento que aplica aquí el pensador francés. ¿Sería una constatación inductiva del hecho que habiendo bestias humanas, y no siéndolo por su naturaleza creada por Dios  -supuesto creacionista de la época- debe haber algo extrínseco que los transmute? No habiendo ángeles humanos, aunque lo pretendan –nueva constatación inductiva-  y no siéndolos por naturaleza, se infiere que no lo son.

La cuestión es pues querido Pascal ¿qué es esa fuerza distinta de Dios a la que nos doblegamos  como un dios? Casi podríamos decir que algo tan real como el Dios que nos ha creado. Dicho de otra forma, solo el reconocimiento del mal y la creencia en él, nos permite el reconocimiento del Bien y la creencia en Dios. Obviamente si no hay mal, no hay bien y viceversa.

Desgraciadamente, el hombre sea ángel y bestia, y unas veces aparezca con alas y otras con llamas del infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s