Pánico de ser

Qué quietud tiene la vida de quien ni gesticula para no interferir, y no ser percibido, ni sentido. Amagado tras la máscara va deglutiendo el pánico, y presto recrea reiteradamente un entorno de inhibición que lo torne casi invisible.

Así, se protege del juicio ajeno que sería terminal, pero nunca podrá ser, en este estrecho ámbito de entidad que nos pertenece, lo que pudo llegar a ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s