La Filosofía no da la felicidad (no es autoayuda)

La actividad filosófica no es una opción, al margen de que uno decida licenciarse en Filosofía o no, es el resultado de un modo de ser que en cada tiempo se materializa de una u otra forma.

Siendo un modo de ser- expresión a mi entender que hace justicia a lo que pretendo exponer, no así el termino inicial- una actitud ante la vida, una forma de estar y mirar el mundo, es un estar en conflicto con lo otro.  Un brete que se genera del hecho de ser lo no-otro y necesitar entender la diferenciación y su sentido –y todos los implícitos que vamos desvelando-

Esta espontaneidad para identificar lo problemático –que se deriva de lo dicho anteriormente- no garantiza ninguna vida descansada, de paz y armonía. Ciertamente quien busque esa vida de ermitaño que se haga budista, porque la filosofía es la actividad que se despliega continuamente colisionando, sin esta pugna constante, que podemos simbólicamente expresar entre lo que es y lo que no-es, no hay filosofía.

Por eso, ánimo a todos lo que buscan libros de autoayuda que se alejen de las estanterías de filosofía. Si hubiere algún libro en esta línea está mal catalogado. La Filosofía puede removerte el hígado, si era el estómago de lo que padecías, pero su función no es estructurar lo desestructurado. Antes bien, he tendido, tal vez equivocándome, a no recomendar este camino a aquellos jóvenes cuyas convulsiones excedían a mi criterio la pasión adolescente.

Así, la Filosofía es un modo de ser que no busca la felicidad sino desenmascarar lo problemático, lo que no se ajusta a nuestra comprensión, para lidiar la batalla primordial. Es, por tanto, no apta para los que buscan ser felices.

4 comentarios en “La Filosofía no da la felicidad (no es autoayuda)

  1. Estoy totalmente de acuerdo con esta reflexión sobre filosofía y felicidad. Todos los textos filosóficos honestos apuntan, de hecho, en la misma dirección. Así -por mencionar algunos que han hecho presa del tema- Schopenhauer, Savater o incluso Bueno, y no tanto san Agustín, el aquinatense o, en un evidente tono de autoayuda, Rusell y -este menos- Julián Marías. Hay también un curioso libro escrito entre José Montoya y Jesús Conill que aborda la idea de felicidad en Aristóteles, cuestión que Bueno da por inalcanzable al reservarla el estagirita para aquellos capaces del Acto Puro. Es un tema que me ha tenido cautivado durante algún tiempo en el que he creido poder ser feliz con la filosofía; pero las líneas que publicas de nuevo reafirman mis últimas sospechas: no será la filosofía quien te de la felicidad (al menos no como la que se enseña por la tele, ¡y si es que ésta existe!). Un saludo; hoy Valencia despierta con un cielo negro, encapotado, pero ideas como la tuya dan sin duda más luz que el sol de otros dias.

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario Joshua. La pena es que aún hay quien “por vender” intenta llevar al engaño. No obstante, he añadido en un twit, que a veces noto algoparecido a un efecto secundario pasajero…..por supuesto vivir de frente me llena, talvez esa plenitud relativa sea lo máximo a lo que podamos llegar. Un fuerte abrazo… En Barcelona medio nublado pero agobiante.

      Me gusta

  2. Buenos días

    Me han parecido muy interesantes tus reflexiones, todo encaja en ellas a la perfección si conceptuamos la felicidad como algo ajeno (externo quizás) que es alcanzable o aspirable y también la catalogamos como algo agradable y cómodo. Ergo si se pretende la utilización de la Filosofía para ser feliz se estará errando desde el inicio, pues a menudo es incómoda y agotadora y es un modo de ver y pensar el mundo.

    Pero también se puede tener otros conceptos de felicidad sin variar nuestra idea de filosofía. La felicidad puede der simplemente un estado de plenitud interior que independientemente de las circunstancias, sería accesible por cualquiera con el diálogo interior adecuado ya que cómo decía Epicteto “no nos pasa lo que nos pasa sino lo que nos decimos acerca de lo que nos pasa.”

    Por ello volviendo a la idea de que la filosofía es contradicción y lucha también podemos verla como camino de comprensión.

    Así la felicidad sólo dependería de saber sacarla fuera independientemente del camino escogido, no es algo que las circunstancias faciliten ni compliquen. Es algo sólo accesible de dentro hacia fuera.

    Por esto tu conclusión última de que no es apta para los que buscan ser felices es correctísima. Pero ni la filosofía ni el dinero, la salud, el trabajo, etc. Por que la filosofía es camino de comprensión, y le hará feliz a todo aquel para quien comprender la realidad sea su pasión facilitadora de plenitud. La filosofía es entonces vista como alimento, pero sacia un hambre que no todo el mundo tiene.

    Enhorabuena por el blog, es una maravilla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s