No “parece” soledad,pero lo ES

La soledad primaria es el primer acicate que el humano debe asumir, pero ante el cual realiza un gesto rocambolesco. Sé que no soy tú, pero tú te comprometes a cuidarme hasta que yo pueda hacerlo por mí mismo. Aparcamos pues esa esa ruptura del cordón umbilical hasta el momento que en nuestra autonomía nos lo permita.

Pero, sigo insistiendo que el mayor escollo con el que nos encontramos no es una cierta independencia para organizarnos la vida, sino afrontar la soledad, que ya no es primaria, sino estructural porque forma parte de la naturaleza humana.

Esa soledad es la que tiñe de negro el paisaje cuando buscamos el sentido de la existencia, el para qué vivir, el cómo vivir habiendo establecido con esfuerzo el para qué. Y, aquí nadie, puede acompañarnos, porque nos internamos en lo más profundo de nosotros mismos, donde solo nosotros,  con esfuerzo y no sin dolor, podemos tener acceso.

Por eso, la soledad ensombrece a menudo la vida, aunque a tu alrededor haya gente, hablándote, esperando algo de ti. En ocasiones, cuando ese estar solo se materializa lo sientes tal vez de una forma especialmente aguda, pero solo estas impresionado por la apariencia,  porque nada ha cambiado en realidad.

Nacemos solos, solos debemos responder a lo que nos supera y solos moriremos ya superados. El resto mero aparecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s