Biblioteca, o el íntimo caos mental

Tras el desorden de una biblioteca ajada, hay años de esfuerzo por aprender y comprenderlo casi todo. Quizás haya desesperanza, fracaso en el empeño que se trasluce con ese caos externo y antiestético. Pero siempre resta esa relación personal con cada libro que tras subrayados y anotaciones pasó a ser otro libro, ese único que yace en las estanterías polvorientas, sin lugar propio en ellas, pero insustituible en la mente del buscador de respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s