Excelentes académicos: ¿Excelentes domesticados?

La  educación es un tema tan recurrente y sobado en los artículos de opinión que incluso –o quizás aún más- a los que nos hemos dedicado a ella, leer según que escritos encabezados por según qué titulares, nos aburre.

Me atrevería a decir que tal circunstancia se da fundamentalmente cuando del titular se desprende un discurso teórico que poco o nada tiene que ver con la praxis educativa y los resultados que pueden después constatarse en los educandos. Y no me refiero a resultados preferentemente académicos,   sino al tipo de persones que surgen de la acción educativa –en la que obviamente participa la familia, la escuela y de forma impersonal pero no con menos influencia la sociedad en su conjunto-

En este sentido ayer sentí una profunda tristeza. Congregados en el acto de entrega de los premios extraordinarios de selectividad de Catalunya, sugerí a cinco alumnos excelentes –por algo estaban allí- de una escuela de Barcelona que contribuyeran, aprovechando el acto, a reclamar -a la autoridad correspondiente de la Generalitat- una rampa para que un compañero del Vendrell discapacitado  -presente en el acto- que se desplaza en una silla motorizada de ruedas, pudiera tener acceso a los trenes y asistir a la Universidad diariamente; cuestión que lleva reivindicando hace tiempo y que no está aún resuelta más que provisionalmente.

Mi decepción se produjo cuando tan solo un alumno se sintió implicado y acudió a informarse, por parte del compañero afectado, para intentar que el alumno que podía hacer de portavoz de todos hiciera una alusión a la problemática. El resto simplemente se disolvió, como las palabras del número uno de Catalunya que, todo cabe decir, abrumado por la situación nervioso y con la responsabilidad que imagino sintió sobre sus espaldas, no osó decir nada que no fuera políticamente correcto –solo tiene 18 años- Los demás también, pero su implicación no era pública delante de 1500 personas, sino tan solo el gesto de interesarse y pensar alguna forma de solidarizarse con su compañero.

La cuestión relevante es que parece que la mayoría de los alumnos excelentes son los más adaptados a este sistema perverso en el que vivimos, y que la educación, en la mayoría de los casos, es claramente un instrumento al servicio del poder para perpetuarse. Lástima que hemos cedido la herramienta más poderosa que teníamos para pensar en un mundo diferente.

En este sentido se entienden lasreformas educativas que últimammente se llevan a cabo y el verdadero objetivo de éstas. Para el cumplimiento del cual crear analfabetos en filosofía y humanidades, en general, es un punto de partida irrenunciable.

Un comentario en “Excelentes académicos: ¿Excelentes domesticados?

  1. No puedo estar más de acuerdo: “parece que la mayoría de los alumnos excelentes son los más adaptados a este sistema perverso en el que vivimos, y que la educación, en la mayoría de los casos, es claramente un instrumento al servicio del poder para perpetuarse”…

    En este sentido, me llamó muchísimo la atención, y me pareció una observación tan aguda como triste, el hecho de que el libertario Carlos Taibo se lamentara por tener que estar defendiendo la educación pública ahora, mientras que de más mozo se opusiera a ésta misma por servir de instrumento de reproducción para el poder político dominante. Curiosa paradoja que tal vez convendría reposar…

    Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s