Soledades.com

Una ausencia puede convertirse en un duelo en vida, anticipándonos al real. Puede ser también sentido como un abandono, deseado por parte del que se ausenta para liberarse del yugo que le asfixia –porque hay relaciones que matan- En ocasiones responde a imperativos del vivir cotidiano, de naturaleza temporal, que sanean los vínculos e incluso los refuerzan.

Pero, cuando la ausencia es un vacío brusco inesperado, impuesto por otro, el despojo interior deviene en una disolución progresiva de toda posible vinculación.

Y ahí, se encuentran en ese espacio de soledades  irreconciliables: los que están en duelo vital, los abandonados, y los desvinculados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s