La vida exige soledad

La soledad no es más que esa oquedad que algunos, distraídos por la vida, no han notado. Como si hubiese vida, en ese trajín escurridizo. Los que van palpando ese hueco vacuo y creen que son sus circunstancias que les han absorbido el interior, se equivocan.

La tragedia humana se descarna cuando hundimos el alma en la vacuidad de nuestra soledad, y constatamos que es nuestra condición de posibilidad y el punto de partida para aceptar la propia existencia.

No hay existencia sin dolor, ni vida sin soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s