Escribir es un lujo

Hace unos días volvía a leer en la red –esta papelera de reciclaje donde se metaboliza cualquier tipo de vómito, también los míos- las quejas de un escritor principiante porque sentía que su dedicación y esfuerzo no se veían recompensados por la cantidad de lectores que visitaban su página o compraban el último libro que acababa de publicar.

Mi primera impresión, al leerlo, fue la de tener a un profesor delante expresando su decepción a unos alumnos ingratos por los cuales lo ha dado todo. Con la consiguiente sensación de que alguien te ha pillado en falso, y de un sentimiento de culpa agudo por ser una traidora.

En un segundo momento, y tras despertar del impacto inicial, creí percibir a alguien jugando a ser la víctima de la falta de sensibilidad de todos, hasta que esa estrategia me remitió a mecanismos narcisistas –que el propio escritor niega- que se disparan en determinadas crisis de personalidad en la vida. Esta vez diré que mejor que muchos se sientan aludidos, porque son muy pocos los diagnosticados y muchos los narcisistas.

Este hecho-repetido ya en más de una ocasión- me lleva a hacer alguna reflexión sobre qué escribimos y qué espera o puede leer la gente en las redes. Me parece obvio que siempre tiene una salida más ágil textos breves, que pueden leerse en un lapso corto de tiempo, que artículos de larga extensión. Pero además el contenido del escrito es fundamental. Si los fragmentos versan sobre cuestiones de actualidad deportivas o de cotilleo sus posibilidades de difusión y lectura son muchísimo más alta que si quien escribe reflexiona sobre el sótano de la existencia, ya sean texto breves –mejor- o largos o discurre sobre la literatura de autores que aun siendo clásicos son minoritarios.

Las evidencias a las que acabo de referirme debe tenerlas claras quien abre un blog o una página en internet. ¿Quiero ser un youtuber con miles o millones de visitas que me hagan altamente famoso? ¿Quiero ser un escritor de masas? Pues si tengo claro el fin, no puedo seguir escribiendo para una minoría con cultura refinada y pensar que me sacarán a hombros.

Simplemente seremos anónimos escritores miserables que si llegamos a publicar tres libros ya podemos celebrarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s