Vergüenza de ser occidental

Europa y EEUU han jugado impunemente en territorio ajeno, priorizando sus intereses aunque eso fuese en menoscabo del desarrollo y el futuro de los países africanos y de oriente medio. Uno de sus objetivos era por supuesto sacar beneficio económico sin que los posibles conflictos armados que pudieran derivarse traspasaran las fronteras de esos países que, diversos en etnias y formas de entender las religiones, eran fácilmente manipulables y blanco perfecto de la confusión.

Durante décadas el papel que Occidente ha tenido en los conflictos internos de estas zonas más pobres, y denominadas durante décadas el tercer mundo, debería ser analizado objetivamente y atendiendo a las responsabilidades políticas y éticas que puedan ser imputables.

Hoy, vivimos un fenómeno que nadie esperaba. Sí, era previsible que se produjera un aumento de la inmigración a los países más ricos, pero que junto a esta avalancha producida por motivos económicos se haya sumado y mezclado –creo que son fenómenos inseparables- la huida por motivos políticos, es decir, por sobrevivir a las guerras descarnadas y arbitrarias que se han desatado en la mayoría de esos estados, donde la población civil en muchos casos no sabe de quién tiene que defenderse; este éxodo de personas desesperadas, al límite, buscando un lugar donde poder sobrevivir y con suerte vivir, esto no lo había previsto nadie.

Ante esta situación el discurso alemán y francés en los últimos días se ha ido suavizando y aboga por acoger a esta masa de refugiados –dicen- Mi incógnita sigue siendo dónde y cómo, porque bien parece que su apuesta principal es montar campos de refugiados en Italia y Grecia, que no es, por otra parte, el destino deseado por la mayoría de los que llegan. Por su lado Gran Bretaña mantiene una actitud absolutamente excluyente y egoísta que los cuestiona desde el punto de vista ético y nos lleva a preguntamos si recuerdan por qué en América del Norte hablan inglés o no les suenan otros estrechos lazos con países de África. En otros términos, ellos algo tienen que ver en el asunto.

El planeta es grande, parece que todos queremos estar en las mismas zonas. Seguramente será por una mala distribución de la riqueza y un expolio de siglos de duración de zonas que son habitables pero que están secas en recursos y medios. No estamos descubriendo nada que no sepamos ya. Tan solo que cuando las consecuencias de los errores y de las acciones contra la humanidad revierten en uno mismo, entonces despertamos y buscamos soluciones, desgraciadamente no que humanicen a las víctimas –aunque ese sea el discurso oficial- sino que nos permita sacudirnos el problema de encima como siempre a los que nos creemos dueños y señores de la Tierra.

Vergüenza de ser occidental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s