Coexistencia

Entretejer espacios por los que transitar sin alterar el ajeno, es una imposibilidad. Tal falacia se sustenta en una idea de lo real trascendente a las cosas. Pero, si nos apercibimos que solo se puede ser, “siendo”, y que, además, este “siendo” implica una proyección hacia lo otro, reconoceremos que no hay tránsito sin alteración.

Es decir, no hay existencia que, aun desde su más absoluta soledad, no haya reflejado los gestos ajenos, así como, no haya sentido sus resonancias en esa interacción inevitable.

Existir nos vincula con lo Otro que coexistimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s