Voluntad de intentar ser, no de parecer

Platón reflexionó sobre la paradoja de parecer justo y no serlo, o por extensión podríamos decir parecer honrado y no serlo,…De hecho, si así lo hizo el sabio griego fue porque era una práctica ya observada en su tiempo: la voluntad de parecer lo que no se es, con el fin de tener más éxito social. La cuestión es si no es más rentable poner el esfuerzo en ser lo que socialmente se valora, en lugar de perder la energía en fingirlo.

Si analizamos el problema detenidamente veremos que es tremendamente complejo. El parecer algo, siempre exige menos dedicación que el serlo; es más fácil parecer con alguna argucia buena persona que serlo, es más fácil parecer justo en circunstancias dadas que serlo realmente. Por otra parte, aquello que queremos parecer porque se valora más socialmente no es tan fácil de identificar. Creemos que se valora más la honestidad en nuestra sociedad que la corrupción, pero de hecho la mayoría tenemos tendencia a aprovechar las ventajas que nos proporcionan situaciones en las que sabemos que no es honesto que salgamos beneficiados, pero lavamos nuestra conciencia con la excusa de que sería de tontos no aprovecharla, cuando ha sido el azar, más que mi voluntad, el que me ha proporcionado la ocasión. Si sumamos la cantidad de individuos que, en última instancia, piensan así obtendríamos la vieja identificación del tonto con el honesto y bueno. De esta forma también socialmente hay una dicotomía entre lo que parece valorarse y lo que de hecho se valora.

Así, aquello que se premia en la sociedad con un lugar de privilegio no es precisamente la coherencia de las personas entre lo que son y lo que parecen. Sino si lo que muestran –parecen ser- es útil en algún sentido para el sistema. Aquello que forme parte de su privacidad no es relevante. Aunque curiosamente, a menudo, se espolea porque esa disociación entre vida pública y vida privada se torna nuevamente útil, como circo mediático que da dinero y entretiene.

Concluyendo, aunque cierto es que nada es más eficaz para parecer honrado que serlo –Javier Gomà,ABC , Sevilla- matizaría que quien quiere o intenta –serlo se me antoja divino- ser honrado, justo y bueno no le preocupan las apariencias que como bien sabían los griegos son engañosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s