Etica y estética periodística

El periodista no debería estar exento de gusto estético y ético. Aunque su cometido pueda ser informar de los sucesos que acontecen en un lugar y en un tiempo, esa tarea no es neutra, y como mucho puede aspirar a la objetividad como utopía. Por eso, es necesario que quien no solo informa, sino que envuelve ese contenido de elementos que modifican el mensaje final, posea una cierta habilidad estética, que ayuda a repudiar por sensibilidad lo repudiable y- no menos importante- un criterio ético que le ayude a discernir cómo presentar la información de forma justa y con el respeto y la dignidad que se merecen los afectados en cada situación.

Así, desearía que tras una noticia del éxodo de inmigrantes en pateras, no me endilguen otra sobre los altos impuestos que tiene el mercado en España de yates y embarcaciones similares; porque mis neuronas entraron en convulsión y no sabía si tenía que irme al médico o, al ver a mi alrededor zombis convulsionando, probé a apagar la caja tonta y comprobé que, aunque tontos, aun conservábamos una aceptable salud moral. Todo volvió a la normalidad y se disolvió el Mediterráneo en el que convivían simultáneamente pateras y yates, saludándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s