Los Refugiados que nadie refugiaba

Continúa el Vía Crucis de la vergüenza para el mundo. Occidente, los representantes de sus instituciones principalmente ,debería sentirse miserable, abyecto, perverso y canalla –según la RAE- por la activa negación con la que está reaccionando ante uno de los dramas más espeluznantes que se han visto en Europa en los últimos años: miles de personas sin techo, comida ni lugar al que dirigirse, sorteando las vallas que se van elevando en su camino, cargando con todo lo que son y poseen durante miles de kilómetros andando , y donde no cabe excepción ni para niños ni ancianos, los Refugiados o mejor dicho aquellos que declaman refugio donde no encuentran más que impedimentos e ilegalidades. Y ahora el frío, la lluvia y ellos a la intemperie. Y vendrá la nieve y Europa aún estará protegida en sus salas con calefacción discutiendo una salida, y ellos al aire libre donde seguramente fallecerán muchos, rematados después de meses de éxodo por unas bajas temperaturas que ya no podrán suportar. Tal vez, sea la solución que espera Europa.

Pero, y basta ya de remilgos, los primeros culpables son los descerebrados que han permitido, con la colaboración más o menos intensa de Occidente, que todas estas personas tengan que salir a la desesperada de sus países para salvar sus vidas. En el caso de Siria tanto El Estado Islámico, inspirado más por Satán que por Alá, y el propio gobierno que no se sabe muy bien a qué juega. Otros pueden ser inmigrantes que huyen para no morir por inanición, lo cual no deja de ser una situación límite, porque nadie embarca en una patera con toda la familia si no está convencido de que la alternativa es una muerte segura.

En este caso, como en otros la celeridad con la que reaccionó la ciudadanía desbordó a las Instituciones. Sin embargo estas han tenido la habilidad de transmitir su impotencia a aquellos ciudadanos solidarios que estaban dispuestos a compartir lo poco, en algún caso, que la Troika les había dejado. No es la primera vez que lo consiguen. Parece que la consigna de desmovilizar a la ciudadanía siempre, sea cual sea su propósito, es la prioridad. Ciertamente, los ciudadanos que habitamos ese constructo que denominan Europa deberíamos idear alguna forma de boicot al gobierno europeo, que fuera factible, y que supusiera una protesta en voz muy alta por la política y la cruel indiferencia de esa mafia que no parece representar a nadie. Animo desde aquí a aquellos lúcidos y creativos ciudadanos a pensar a través del uso de las redes una manera de revuelta que pueda impactar a quien parece vivir instalado en la burocracia más obsoleta.

Se lo debemos a los Refugiados que nadie refugia  y   a  las personas que nadie rescata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s