Delirio

A veces tan solo deseamos una estrella fugaz que nos haga creer lo que ya no es creíble, esperar lo inesperable. Pero es imprescindible que ese destello milagroso posea un poder de convicción inaudito, capaz de recomponer nuestras mentes y ser reconocido a su vez como prodigio, con posibilidad de cualquier otro portento.

Este delirio es onírico, por eso al despertar la realidad se nos quiebra en la cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s