¿Qué son los recuerdos?

Si todo cuanto constituye un residuo imborrable no fuese más que ficción, buena ficción, levantaríamos las pestañas para recuperar esos recuerdos verídicos que nos sosiegan. Pero ocurre, paradójicamente, que la ficción onírica alcanza una resonancia mayor que la supuesta verdad recordada. ¿Cómo podemos asentir a lo ficticio con esa convicción emocional de la que carece lo real? ¿Será lo ficticio real? ¿Son las emociones garantía de veracidad en este ámbito de la vida? Prevalece ¿lo que siento que sucedió o lo que realmente sucedió?

Somos, en gran parte, nuestros recuerdos, la cuestión es qué son esos recuerdos: ¿ficciones, realidad, una subjetiva transformación de ambas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s