El Secreto de Sócrates, por R. Rodríguez

El secreto de Sócrates, Ricardo Rodriguez. 2015

Editorial Piel de Zapa

http://www.cronicapopular.es/2015/04/ricardo-rodriguez-escritor-a-la-izquierda-jamas-le-fue-bien-la-ambiguedad/

La lectura de esta novela de ficción filosófica –así la calificaría- se produjo al azar. Es de aquellos libros con los que te tropiezas, de los que nunca has oído mención alguna, pero cuyo título y contraportada te parecen sugerentes.

Ciertamente, la novela estaba bien presentada en ese sentido por la editorial Piel de Zapa. Así que, con curiosidad y entusiasmo me sumergí entre sus pagines y debo decir que no me ha defraudado.

Estas letras no pretenden ser una reseña que estimule su lectura –a la que sí aliento- Para ello he encabezado el escrito con un enlace en el que el autor mismo habla de su obra. Creo que no hay mejor presentación. Por mi parte pretendo compartir algunas reflexiones que me han sugerido su lectura.

Aunque la novela parece estar contextualizada en nuestra época hay momentos en que tiene la virtud de hacer del espacio/tiempo una menudencia, lo cual le da al contenido y a las reflexiones un valor clásico que solo poseen los grandes textos.

El hecho de que R. Rodríguez haya elegido a Sócrates y Diógenes como protagonistas, evidentemente no a los históricos griegos solo sus nombres, pero ese hecho tiene a lo largo del relato una resonancia inevitable, al menos para los que estamos algo introducidos en la historia de la filosofía. Ahora bien, el Sócrates de Rodríguez sería el antisócrates histórico, un individuo que padece, según él mismo reconoce, una abulia patológica, que le hunde en la miseria de su mediocridad, la cual vive como insoportable. Diógenes es el contrapunto, porque siendo objetivamente lo más miserable de la sociedad no se percibe a sí mismo como tal.

La alegoría con la que juega el autor a lo largo de la narración es un intento de descripción del tipo de sociedad en la que vivimos y el individuo que fluctúa en ella. A través de las abundantes páginas y con giros del pasado al presente, el autor consigue un diagnostico ajustado, con lenguaje irónico y sin salirse del genero novelesco –intento nada fácil- Tal vez , desde mi perspectiva, cuando intenta trascender el ámbito del diagnóstico y proponer una posible “salida” es cuando el ritmo mantenido hasta casi las últimas páginas decae.

No sé si el Secreto de Sócrates es que no lo hay, y R. Rodríguez, con todos mis respetos, no podía zafarse del griego en el que se asentó el idealismo platónico –y por ende los posteriores-

En cualquier caso, felicitar al autor por esta difícil novela que creo no ha recibido el reconocimiento que merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s