Alteridad: la piedra filosofal

Tras la caída de las metafísicas que concluyen con la reclusión del ser en el ámbito de lo existente, sin fundamentos trascendentes legitimadores de sentido alguno, el nihilismo se alza como la nueva “metafísica” a superar o como la opción no humana.

Asumido que no podemos ser como dioses, emerger de las entrañas del nihilismo no nos pertenece. Tan solo nos queda, constatada la nada, o la desvinculación plena de sentidos trascendentes, indagar, en ese estrecho margen de nuestra existencia, qué nos resta que dignifique la vida.

Constatado que el valor no puede provenir de las cosas, muchos empiezan a desarrollar teorías que justifican la alteridad como el único nexo que puede unirnos a la existencia.

No deja de ser algo irónico que después de XXI siglos de andanzas, creamos que sigue siendo necesario un constructo filosófico-teórico para tal evidencia y que sea esta la evidencia a la que de momento hemos llegado.

Aunque, cierto es, que en un mundo donde solo hay nada, el otro alcanza dimensiones inimaginables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s