Fuga

Aguardo las noches, ahora, por si en ellas se desvela algún misterio oculto al día, que tengo ya extenuado. Despierto del letargo en la espesura del silencio nocturno, y me siento, paciente ante este ordenador, con la pantalla en blanco a escuchar. Al principio espero, sin esperar, pero conforme el tiempo consume oscuridad, intento escudriñar qué yace tras este escenario intrigante. Habiendo deambulado por los recodos más inhóspitos de la noche, vuelvo a sentir reverberada la misma respuesta: no busques lo que está en ti, ni en tiempos ni en espacios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s