Alt-egoridad

Si bañados en almíbar contra el ninguneo ajeno somos, al fin y al cabo, falsos dulces, fue mala estrategia el aparentar. Como erramos cuando fijamos la vista en aquel otro del que esperamos una reciprocidad que ni puede ser exigida, ni unilateralmente decidida.

La fluidez entre el alter y el ego tiene lugar en el espacio espontáneo en que mutuamente se detectan, se miran y se ven. No hay más.

Un comentario en “Alt-egoridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s