Madurez

Cuando los días caen, tras uno el otro, sin diferenciación, quizás llegó esa madurez monótona sometida. O, indagando alternativas, acaso asoló, calando lo inimaginable, esa crisis de sentido que: o bien debe llevar a la plena conciencia de los días, o por el contrario a la ausencia de cualquier otro amanecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s