terrorismo: la venganza final

Cuando matar salvajemente e indiscriminadamente es lo único que satisface el odio o tal vez el abismo interior generado por la injusticia, no hay vuelta atrás. Lo que se busca es el placer de la venganza, añeja, pero fuego vivo y candente en el interior del verdugo, que ejecuta hermanos y enemigos.

La naturaleza humana ha revelado –sí, humanos también- en nombre de creencias certeras un aspecto voraz y desmedido de sí mismo: no hay límite en la eliminación de lo perverso y malvado –que ahora son los buenos de antaño- Se asemeja a aquella rebelión de los esclavos nietzscheana, cuna del cristianismo. Curiosamente parece que otra rebelión pretende acabar con cualquier infiel del islam.

Si la solución única es la muerte del que disiente a gran escala, el final de todo se aventura como el gran colofón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s