Verdugo o víctima

Ahora que parece precipitarse todo y menguar nuestra habilidad crítica, rodeados de una disparidad de sucesos sometidos a una aceleración uniforme, es cuando debemos resistir con más fortaleza a las erosiones externas.

Quizás sometidos a la tempestuosa embestida que ansía derretir nuestras neuronas, para anular ninguna posibilidad de pensar, analizar, sentir, revolucionarnos, en síntesis de ser humanos; tal vez decía, en este contexto, resurjamos de lo que aún no son nuestras cenizas para reivindicarnos.

Ante los otros humanos que parecen no serlo, ante sus productos que sirven para beneficiarse a costa del dolor ajeno. Y para que nos permitan no ser cómplices del genocidio, aunque solo nos quede hoy pasar a ser víctimas.

No hay tonalidades benévolas en las formas de la humanidad, o somos verdugo o somos víctima, o precipitamos el final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s