Mente y cuerpo

El cuerpo nos delata en nuestro afán de ocultarnos, no obstante lamentarnos de su presencia es un quejido desesperado de quien no se sostiene a sí mismo.

Nunca, con plena consciencia, podemos querer ser una mente privada de las capacidades que nos otorga la corporalidad.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s