Crudeza literaria

Mostrarse como un desguace desalojado en una cloaca, es la descripción más hiriente que un escritor puede hacer de un personaje (o su alter ego). Sin embargo, existen una diversidad de ellos que se han espejeado en esta esperpéntica criatura desafiante, para denunciar las contradicciones de las sociedades actuales ante la presencia de individuos que no son capaces de adaptarse a formas de vida encorsetadas y preconcebidas (Fante, Bukowski, Houellebecq,…)

Esta quiebra de occidente se produce desde el interior mismo de los individuos, desde las células asfixiadas de cada sujeto que respira esa cultura deshumanizada. Así, la decadencia no es sentida ya como fenómeno colectivo, sino como condena individual que extermina la esperanza de los individuos y, que sumados, constituye un conjunto en declive.

Acaso, el hombre acabe como un deshecho en su empeño de vivir la existencia encarnada en este aquí con un sentido, cuando parece obvio que un contexto contradictorio y “desnaturalizado” –apelando al término rousseauniano- nunca puede dotar de significado elemento alguno que en él se halle.

La extrema crudeza del relato de estos autores, su tono hipermeláncolico y siempre al límite del abismo, no los hace aptos para cualquier lector, pero es una literatura imprescindible para evidenciar el resquebrajamiento del hombre occidental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s