Otra “bromita” de Charlie Hebdo

Aylan

La revista Charlie Hebdo ha vuelto a hacer gala de lo que entiende por libertad de expresión mediante el montaje gráfico que encabeza este escrito, acompañado de un diálogo entre los personajes del cómic que se cuestionan cuál sería el futuro del pequeño Aylan en caso de haber sobrevivido. Con su particular sentido del humor aseguran que hubiera sido acosador de mujeres alemanas.

¿Puede la libertad de expresión de unos sujetos pisotear los derechos y la dignidad de otros? Aunque la respuesta inmediata de muchos sería que no, en ocasiones tratar de la cuestión con los padres de la igualdad, libertad y fraternidad resulta como mínimo paradójico.

La igualdad exige una equiparación de derechos entre los humanos de facto y de iure, para lo cual debe haber previamente una concepción fraterna entre todos que implica el respeto al otro. La libertad –y la de expresión estaría incluida- no sería más que uno de esos derechos universales. Partiendo de esta simple reflexión, podríamos cuestionar si los señores de la revista francesa tienen derecho a expresar su sentido del humor vulnerando la dignidad de un niño inocente y su familia o si, por el contrario, el derecho a ser respetado es prioritario y de primer orden en la jerarquía de lo que debe ser inviolable. Considero que la dignidad es un derecho exigible por todo sujeto y un deber en relación a los otros que no puede ser transgredido por una supuesta libertad de expresión que tiene además como función provocar la risa o la sonrisa a costa de la desgracia ajena.

La calidad humana no se adquiere solo por el hecho de no tomar una ametralladora y no ser un terrorista. Hay sujetos en nuestra sociedad que causan indirectamente muchos muertos al año, pero al no ser la consecuencia ostensible de una acción directa no son imputados, ni juzgados ni considerados asesinos. Su conciencia moral les pasará cuentas. Tampoco hace falta que las acciones provoquen muertos para ser un insensible y un desaprensivo. Seguramente, a parte de las náuseas que pueda provocar la última “bromita” de los periodistas gabachos, dudo que nadie se infarte viéndola. Pero ciertamente, después de reaccionar ante semejante “idea”, te cuestionas qué valores defiende aquel que tiene la libertad de expresar lo que le apetece como un valor absoluto, que lo utiliza como instrumento de venganza indiscriminado contra toda una supuesta cultura, como si esta fuera homogénea. La respuesta no es muy alentadora, ya que si Aylan es el punto de mira de todos aquellos que han sido zarandeados por el terrorismo fundamentalista islámico –entre cuyas víctimas se hallan muchas víctimas como Aylan- ¿qué nos diferencia a unos y a otros? ¿Se lo preguntamos a los sirios sitiados en medio del fuego cruzado de varias potencias mundiales bombardeando no se sabe quién a quién?

 

Señores de la revista Charlie Hebdo: hagan el favor de reconducir sus chistes porque están podridos de dolor. Reconozcan que no todo hace gracia, algunas cosas ni pizca. Concedan al resto de humanos el respeto que reclaman para sí mismos y revisen su jerarquía axiológica porque ni una caricatura de Mahoma es un valor absoluto, ni la libertad de expresión lo es.

 

Un comentario en “Otra “bromita” de Charlie Hebdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s