Culpa

Sea nuestro pesar resultado de la culpa o de un dislate igual de irreparable, no menospreciemos el tiempo de expiación o reparación personal que le hemos dedicado al hecho. Los gestos promovidos, los intentos vanos.

Acaso sepamos entonces que ni tanta culpa, ni tanto absurdo disparate, antes bien, alguien ajeno enturbiado por sus propios contaminantes.

La culpa acostumbra a ser una carga comunitaria, aunque pocos la asuman.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s