Sumisión

Hay formas de supervivencia que resultan paradójicas: la sumisión a los dictados del sistema que repudiamos por anulador, por temor a quedar ninguneados en la cuneta de la marginalidad.

Así, sumisos, creemos batallar in situ contra los tentáculos del opresor, ignorando que mientras sigamos plantando cara es que, de hecho, no somos peligrosos.

Llegado el momento decisivo: libertad o sumisión, solemos acogernos a la zona de confort conocida, legitimando nuestro gesto con una medianía que por su baja radicalidad y convicción nunca exteriorizará más que sumisión.

Así se perpetúan los sistemas, gracias a todos nosotros que vivimos bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s