Desayunos sin CULPA (Mantequilla Asturiana) y tan “anchos”

Este es el “lema” que aparece anunciado por doquier en una tarrina de mantequilla -baja en calorías- de la marca asturiana. Lo leo, lo releo, me limpio las gafas con una toallita y procedo a una nueva relectura. No hay duda: Desayunos sin culpa.

Entonces me detengo a reflexionar a quién está dirigido este eslogan publicitario que se orienta a satisfacer necesidades del consumidor, reales o sentidas como tales por el sujeto que consume. ¿Quién siente culpa al desayunar? ¿Quién necesita un producto que le permita desayunar y que no le cree culpa?

Si nos fijamos en las situaciones más extremas, aunque un riesgo serio y recurrente en la adolescencia y primeros años de juventud, las personas que sienten culpa extrema al ingerir alimentos serían las que padecen un trastorno alimentario como la anorexia o la bulimia. Pero en un número mucho mayor encontraríamos a un gran número de mujeres –más aún que de hombres- que presionadas por los patrones de belleza y corporalidad de lo que debe ser una mujer mínimamente aceptable socialmente, se sienten sometidas a dietas que intentan luchar contra la naturaleza de su cuerpo y provocan un sentimiento de culpa por su falta de voluntad o incapacidad cuando no se ciñen a esas dietas.

Así es que, en conclusión, utilizar la culpa, que tiene un contenido claramente moral, de forma explícita, corroborando las fantasías que llevan a miles de mujeres a un sufrimiento mental, en ocasiones grave, me parece de lo más ruin y rastrero que una marca puede hacer para vender sus productos.

No sé si recordarles, a estas empresas, en estos momentos las persones muertas –muchas solo niñas- de una forma desgarradora por esa culpa con la que ellos negocian. Lo que sí sugiero, a cuantos leáis este post, es que no compréis, en nombre de todas las víctimas de esa absurda imposición social de la delgadez como perfección, esa supuesta mantequilla sin culpa, hasta que la empresa Central lechera Asturiana no elimine cualquier eslogan de ese tipo y pida disculpas públicamente.

Lo único que tenemos en nuestras manos son los gestos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s