Mo-no sensibilis

El hombre es el único animal que moriría repetidas veces de la misma manera: tropezando, cazado y decapitado.

Y, si ante el morir su descuido es tan humano, cómo no esperar su necedad ante la pérdida, el clamor ajeno, y a la sazón, la ceguera ante la ventura que reiteradamente le brinda ocasión para redimir su frivolidad.

Precisamente si el azar rige el Universo, nuestros pasos son propios y las huellas el triste rastro de quienes siendo libres se enajenaron a su estupidez.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s