“Ante el dolor ajeno” Sontag. Debolsillo

“Pero ¿Quiere la gente que la horroricen? Probablemente no. Con todo, hay imágenes cuyo poder no mengua, en parte porque no se pueden mirar a menudo. Las fotos de la ruina de unos rostros que siempre serán testimonio de la supervivencia de una profunda iniquidad, a ese precio: los rostros fundidos y cuajados de cicatrices de los supervivientes a las bombas atómicas estadounidenses lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki; los rostros hendidos de golpes del machete de los tutsi supervivientes del desenfreno genocida lanzado por los hutus ruandeses: ¿es correcto afirmar que la gente se acostumbra a verlos?

S.Sontag. Ante el dolor de los demás.Ed.Debolsillo.Barcelona,2010.pg.74

Este análisis que ya inició, de alguna manera Virginia Woolf, es una reflexión escalofriante sobre nuestra reacción ante el dolor ajeno en situaciones inhumanas. Su preocupación reside en el hecho de si visualizar a través de imágenes fotográficas determinadas situaciones no nos inmuniza y nos hace por lo tanto sujetos pasivos ante semejantes matanzas.

Tal vez el retrato social que nos puede llevar a la apatía se centra exclusivamente en el impacto de las imágenes fotográficas que dan cuenta siempre de un momento posterior a los sucesos, pero por su contexto Susan Sontag no lo contempló en su totalidad. Y es que no solo poseemos fotografías, sino grabaciones en vídeo, imágenes en directo de ataques y guerras y una industria cinematográfica que no ayuda a distinguir la realidad de la ficción. No hay criterio externo para diferir lo que visualizas por el monitor de la televisión como perteneciente al mundo virtual o a la terrible realidad. Ni tan siquiera un icono que de forma rápida prepare la sensibilidad del espectador. De esta forma, nuestra capacidad sensible no distingue y solo nuestra reflexión posterior, sobre la naturaleza de lo que observamos, nos puede hacer crujir los poros, o no.

No obstante el ámbito de la indagación abierto por Sontag está creo que poco trillado, en profundidad. Acaso la confusión que impera en la actualidad entre la virtualidad de los acontecimientos y su realidad sea una baza interesante en un mundo donde debe prevalecer el “todo vale” para que “todo tenga precio”.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s