El diablo

“Nadie puede pensar y golpear a alguien al mismo tiempo”

S.Sontag, Ante el dolor de los demás. Debolsillo. Barna 2010

Esa imposibilidad que identifica Sontag es la que nos traslada a personajes cuya capacidad de idear la eliminación o el exterminio de otros era siempre ejecutada posteriormente por las manos de quien recibía órdenes y no pensaba, nunca por los mismos que imaginaron la matanza.

No obstante, la afirmación de Susan Sontang entiendo que esconde una cierta creencia optimista sobre la naturaleza humana: quien reflexiona y piensa sobre lo que va a hacer es incapaz de cometer atrocidades contra otro ser humano; de ahí la disociación que comentaba entre la mente diabólica pensante y los brazos ejecutores, imprescindible casi para disgregar la responsabilidad, que de esta forma no parece recaer en ninguno (X solo lo piensa, Y solo cumple órdenes). Pero me temo que nuestro ser, el de esta especie tan contradictoria, es más enigmático aún. Si el desarrollo o el cultivo de la facultad de pensar acarrearan esa imposibilidad de simultanear las estrategias y los golpes, estoy convencida de que nuestro mundo sería bien distinto. Supongo que lo ajustado a la realidad sería afirmar que “hay quien no puede pensar y golpear a alguien al mismo tiempo”, seguramente aquellos que además han desarrollado un sentido moral.

Lo que hace al hombre el más salvaje de todos los animales es, precisamente, que mientras devora a su presa, piensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s