Insomnio reparador

En el atrio nocturno se deslizan meditando los insomnes, velando los restos que necesitan finiquitar para que devengan difuntos y descansen en paz. Esta es la condición de quien posee la noción de sus virtudes y carencias, de quien se sabe siempre en deuda solo por el hecho de ser e impedir, en este acto vital, la expresión de lo no-yo. Es decir, de toda otra posibilidad de ser que ha negado, convertida en resto, en no-yo, de la que nunca podrá decir que no se ajustaba mejor a su querer. En ocasiones, incluso así lo cree. Por ello rendir tributo a lo negado es una forma de reconocer que somos posibilidad, nunca dogmáticamente una mejor que otra, tan solo optamos por aquella que, en un contexto, consideramos más apropiada.

Así, conscientes de nuestra peculiar condición, el yo mediante la introspección busca encalmar la culpa por los errores, asumiendo nuestra ignorancia existencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s