Angustia existencial, o la huida a la frivolidad

Vivimos en una época débil. Tal vez sea éste, el inevitable desarrollo de las sociedades occidentales opulentas, que empecinadas en satisfacer para no carecer, han satisfecho incluso lo innecesario. Pero, para mal de todos, no han sabido ahondar en las necesidades más profundas que afloran cuando las más acuciantes ya están sobradamente cubiertas.

El hombre se siente débil ante sí mismo, incapaz de entenderse y orientarse hacia lo que pueda sosegar su vida. Vive preso de su angustia, de esa desazón imprecisa e inexplicable que le paraliza cuando lo invade. Ante esto,  las sociedades ricas han intentado medicalizar la propia vida, como si a base de fármacos pudiéramos contener el dolor que supone vivir, o vivir sin un sentido claro. Aquellos individuos que por diversas razones sienten esa angustia como algo profundamente existencial se los ha patologizado. Asunto resuelto.

No todo sufrimiento es síntoma de una patología, ni por tanto puede ser resuelto como si de un cáncer se tratase. De esto se percataron, por suerte para nosotros hoy, grandes pensadores como Kierkeggard, para quien “aprender a comprender la angustia es una aventura que todo hombre debe afrontar si no quiere perderse, bien por no haberlo comprendido, bien por hundirse bajo su peso”. Visto así, no parece que el problema de la angustia o la ansiedad –como preferimos llamarle ahora- sea cuestión de unos cuantos enfermos, sino algo connatural al ser humano por el hecho de tener conciencia de su existir. La existencia es aquello con lo que nos encontramos al nacer, sin conciencia aún, pero con el compromiso biológico primero de mantenerla y posteriormente con la ineludible tarea de sostener su peso, o por el contrario sucumbir definitivamente a la angustia. Esto implica obviamente que el existir y tener que decidir qué hacer con la propia existencia es la primera fuente de angustia vital. Aún con todo, cabe recordar que eso también lo ha intentado solventar la sociedad, para mitigar el dolor a los individuos, a través de la excesiva institucionalización de la vida social. A l menos está pautado entre qué hay que decidir y qué queda fuera del juego de la decisión.

No obstante en el recodo oscuro de nuestra intimidad nada está definitivamente resuelto, aunque todos vivamos como si lo estuviera. Heidegger entendió que, “que  la angustia desvela la nada es algo que confirma el hombre mismo en cuanto desaparece la angustia. En la claridad de la mirada provocada por el recuerdo aún reciente no  nos queda más que decir: de lo que y por lo que nos angustiábamos no era “propiamente” nada, Y, de hecho, la propia nada, como tal, estaba aquí”. Pero ese desvelar la nada se produce tal vez cuando la angustia empieza a desvanecerse y lo que resta, después de sufrir, es nada. Esa nada que nos deja indiferentes en relación a nosotros mismos y a los demás. Que incapacita para la reflexión, porque nada conecta ya con nosotros. La nada es lo que hay cuando nosotros propiamente ya no estamos. Pero la causa de ese hueco demoledor es la angustia ante el sinsentido de una existencia dolorosa. La debilidad ante el dolor, la falta de voluntad –por falta de objeto- nos llevan a ceder;  y quien ocupa ese lugar perdido es esa nada que definitivamente nos lleva a la eliminación.

Ahora bien, conscientes de lo que hay y lo que puede no haber, tenemos a nuestro alcance la decisión de qué hacer. Debiéramos tal vez superar la “muerte de Dios” y de cualquier intento de trascendencia, asumiendo que aunque sea esta la única existencia que tengamos no estamos obligados a vivirla tortuosamente. Aprender a vivir con lo que hay, es un reto que satisface. Si la existencia no puede ser gestionada puede ser abandonada, porque no hay nada más inhumano que vivir una vida inhumana.

Releyendo, hoy, este artículo de marzo del 2014 “sobre la angustia”, creo conveniente clarificar que como fenómeno intrapsíquico continua perforando la existencia de quien busca un sentido. Sin embargo, añadiría que los motivos de desazón y absurdo se han ido agudizando en los últimos años, debido a los acontecimientos deshumanizantes y sin escrúpulos que el mundo, en general, y occidente en particular, da por válidos por inevitables. El individuo masca una nada que sabe a podrido, que ha dejado de no-ser para ser putrefacción, o bien su alternativa, ya explicada, la nada heideggeriana.

Además el reducto de sujetos que experimentan esa angustia existencial es directamente proporcional a la minoría minoritaria que vive ostentosamente a costa de la mayoría que malvive o con dificultad sobrevive. Hemos pasado, por tanto –aunque en parte algo de esto ya sucedía- a poder afirmar que los problemas existenciales, de sentido y metafísicos son el ocio de los ricos –como en la Grecia antigua- Que quien se siente excesivamente atribulado por esas cuestiones tiene fármacos, drogas, alcohol y otros recursos que puedan distraerle de la angustia. Que no es necesario afrontarla. ¿Quién la quiere?

De esta forma tendemos hacia una sociedad de la frivolidad, en la que quizás “cuatro gatos” siguen practicando el arte masoquista de profundizar en cuestiones escabrosas, y escribir al respecto –porque no son tan pobres como para no disponer de calma para planteárselo, ni tan ricos como para haber tocado el vacío y mascado el abismo- Pero esta subespecie minoritaria, está en fase de extinción y el arrinconamiento de las humanidades en los planes de estudio pretende contribuir a ello.

Si no ponemos remedio, el ser humano dejará de serlo mucho antes de su extinción como especie. No estamos tan lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s