No sabe, no responde

Seguimos el curso estrecho de un túnel semi-oscuro. No ingenua y candorosamente, sino habiendo dado previamente la secuela del esfuerzo endémico.

Recorremos sigilosamente, para no despistarnos, el terreno húmedo y las paredes, caminadas con las manos se nos antojan hostiles, nada gratas, como si anduviéramos mendigando algo que no nos corresponde. La oscuridad no ceja, no hay indicios, ni señal de respuesta; ésa que merecemos por dignidad, por la secuela entregada del esfuerzo endémico.

Nos falta coraje. Cierto es. Nos ningunean y nos re-humillamos. Quizás deberíamos, esperado el tiempo razonable, derruir los túneles de la prepotencia. De aquellos que se piensan que el trabajo no remunerado no tiene valor, o no lo tiene hasta que el mercado no le otorga el privilegio de editado. Mientras, nadie está obligado ni a responder ante el escrito de quien se funde horas ante un papel que acaba siendo negro, a veces, como si la secuela del sufrimiento, en soledad, fuera un deshecho que no merece ni las gracias por el intento. Hay pocos que tienen la deferencia de responder, otros avisan previamente con un lenguaje eufemístico de que si tu obra no les interesa, no habrá respuesta. Como bien sabemos el tiempo de esa posible respuesta es un interrogante que puede contribuir a desquiciar a quien espera ninguneos de varios prepotentes.

¡Qué post tan poco diplomático! Sí. Es mi obsesión por la honestidad, es decir, expresar aquello que pienso, contemplando que puedo estar equivocada, habiéndolo reflexionado y experimentado. Quien quiera publicar algo que considere publicable lo hará al margen de lo que yo escriba aquí, porque si no estaremos condenados a no entendernos. Si para publicar tengo que fingir, pues ya he publicado lo poquito que me correspondía.

Simplemente reclamo un poco más de respeto por las personas que empiezan –no es mi caso, que estoy bastante acabada- y luchan por abrirse camino. Quien sea un petulante necesita un afeitado, pero quien tímida y humildemente presenta lo que escribe, merece una respuesta, para no ir quebrando sus nervios desde su tierna juventud.

Estimulemos la pasión por escribir, por leer, porque la sociedad estará cultivando un bien común, aunque nadie se lo crea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s