La gente normal (TV3 por Agnès Marquès)

Los medios de comunicación deben abordar problemas de carácter individual porque siempre tienen una índole social. Realizar un reportaje sobre las enfermedades raras no es una manera de informar a la sociedad de que existen esas realidades que afectan a un porcentaje menor de la población, y satisfacer a los individuos afectados, sino explicitar la repercusión social del problema que implica una responsabilidad ética y política de atender a esos individuos para garantizarles la igualdad de derechos que al resto de ciudadanos.

Por tanto, es loable que algunas cadenas de televisión busquen espacios para dar visibilidad a aquellos que pasan siempre desapercibidos en los medios. La televisión de Catalunya sería una de estas cadenas, aunque como todo, mejorable. Hace pocas semanas han empezado a emitir una serie de reportajes basados en entrevistas y diálogos a cuatro, sobre temas complejos y delicados que padecen o sufren sectores de la sociedad. Hasta ahora, las drogas, la obesidad y la depresión. Como se puede ver los temas son de altísimo interés, porque aunque devienen problemas sociales sacuden, de entrada, en el ámbito personal y están dirigidos y liderados por Agnès Marqués una periodista de la que cabría destacar su frescura, sensibilidad y su atinada pertinencia en los ritmos, cuando dialoga con los invitados.

Pero, a pesar de los buenos ingredientes con los que cuenta el programa de entrada, carece de algunos elementos fundamentales a mi juicio: son temas complejos que no pueden abordarse en media hora, solo a partir de entrevistas, porque dan una imagen sesgada del tema. La elección de los invitados determina la perspectiva desde la cual se presenta el problema, obviando aspectos de este que son vitales para la mayoría de los afectados.

Pensando en los programas ya vistos, casi no se ha mencionado el papel de la sanidad pública en la droga, la obesidad y la depresión –de hecho las personas que acudieron no parecían tener necesidad de hacer uso de ella- ni cómo afectan en la vida laboral de las personas y en tal caso que prestaciones legales hay al respecto o no, si es que están reconocidas como enfermedades en el caso de la drogadicción y la depresión.

Es decir, aproximar la problemática para facilitar su normalización me parece un objetivo loable, pero su presentación sesgada y por ende simplificada creo que puede tender a minimizar el sufrimiento de los que padecen estas situaciones, que se ven presos de la enfermedad y de toda la problemática que la rodea, acrecentada por el entramado socio-económico en el que vivimos que la dificulta en demasía. Estos aspectos no pueden ser ignorados, porque condicionan la enfermedad, contribuyen a su cronicidad y a veces a situar al individuo en un bucle inagotable.

Agradeciendo, obstante el trabajo realizado por el equipo de TV3, deberían dotar a los periodistas como profesionales competentes, tiempo de investigación y de ejecución en pantalla de reportajes y programas que ayuden a la sociedad a hacerse una idea más o menos ajustada de cada problemática.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s