Lo otro del mundo, un dios axiomático

Releyendo la sugerente idea de que si hay Dios solo puede ser sin Dios, intento rescatar el fundamento cartesiano, para urgar en qué momento debo decir NO.

Aunque la trascendencia no pueda pensarse más que como lo otro del mundo –siguiendo las palabras de J.Cobo-obviamente, alejándome de lo más genuino de Josep, no sabemos si hay algo así que sea lo otro del mundo –pensar no implica la realidad de lo pensado-Estamos analizando las condiciones en que el cristianismo no es un teísmo y cumple su revolución como tal, pero no que haya algo así que pueda ser llamado Dios lo otro dlmundo, lo trascendente-, en realidad. Si no fuese así, si no hubiese Dios seríamos definitivamente crucificados y víctimas en la historia, pero para nosotros la ética no puede constituir un argumento en pro de la ausente realidad de Dios.

Tendría, la vergonzante impresión de estar contando el guion de una película “made in Hollywood”. Los europeos descubrimos hace tiempo que en niño Jesús tampoco era partidario de Disney Channel.

Así que tendremos que limitarnos al realismo más crudo del cinema “vérité”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s