Densidad de la existencia

El aire se muestra estático, no hay dispersión, la espesura no da lugar a movimiento alguno. Entonces, la mente configura la idea de lo sobrante, lo excedente, y escudriña ansiosamente las sobrecargas que dificultan la respiración.

Pero, la razón en su afán de enlazar respuestas y preguntas, en ese kantiano fracaso regulador, extiende su empírica investigación de la densidad del aire, y tomándola como metáfora se propone inquirir la densidad de la existencia, extrayendo los restos banales de la ética. Y aunque consiga identificar los sobrantes que dificulten la acción moral, no conseguirá por ello su propósito: facilitar la práctica ética.

¿O alguien se dedica a identificar el fundamento de lo moral para que permanezca escondido en un libro?

Intuyo, que cualquier individuo sabría hacer lo que debe –aunque no pueda fundamentarlo- la cuestión es que deber y bien individual, en esta sociedad, rara vez convergen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s