Fuga en dormir-no

Proseguimos con meditaciones nocturnas, como si en el ensordecedor silencio (interno y externo) y la cegadora oscuridad, la tenue luz que se vertebra en los ojos fuera, la luz. Y, ciertamente, tal ocasión no puede ,si se presenta, ser obviada, porque quien no ve los chispazos guiñándonos de emoción, no tiene posibilidad de habla, ni de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s