LO JUSTO EQUILIBRA

Ávidos de proferir infinitas regurgitaciones que expelan todo residuo abisal, recreamos cualquier término soez o no, con la voluntad de depurar y sanear ese interior descarnado, pero… ¿Cómo puede un humano redimirse al margen del mundo? ¿Cómo sentir esa ”resiliencia” mágica como subjectum, si somos seres sujetos al mundo cuya sustancialidad no puede ser escindida de ese ser existiendo, es decir, determinado a las sujeciones fenoménicas.

Así, no hay posible sanación del individuo en un entorno enfermo, porque quien sufre el dolor propio o ajeno continuamente, no puede sentirse interiormente sano, exento de la putrefacción externa que le penetra por los poros “Cuando muera, se lo contaré todo a Dios”, Evidentemente ya no hay escapatoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s