ENIGMA

Ahora que la noche es el día, sujeto al teclado y a la atenta escucha del clamor que perdura en el silencio; y que dicha transgresión hace meses que dura, comienzo a cuestionarme qué percibo en la oscuridad junto a ese lamento, que no me permite retomar el ritmo natural del sueño.

Mi mente no cede al deseo de normalidad. Agudiza el desajuste, como reclamando más esfuerzo en la percepción de ese griterío, que solo se oye en el silencio ,y que voy intuyendo, que no son voces sin sentido, sino mensajes incrustados en una puta botella, aunque tampoco visualice botella alguna.

En consecuencia, los días son noches en vela, vagando somnolienta por la casa, las calles, siempre esperando la noche para poder estar más despierta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s