SUBLIMACIÓN

Si en cada vocablo tejido con el corazón se subliman afectos, con fuerte inclinación y sin objeto, la creación escrita se torna espectacularmente prolija y abundante. Pero, ¿es arte literario?

Aquello que del alma fluye con la ayuda lingüística – ¿cómo sino podría tomar forma?- y rezuma reverberando el sentir en otros, no puede más que ser la estética explosiva de una comunicación que ha devenido ritual por el lenguaje, que damos en llamar literatura.

Por el contrario, toda palabra vana, insulsa, madre de la indiferencia emocional, enlazada con otras de manera similar, son escisiones que evidencian la incapacidad de comunicar.

Así, la literatura es el arte de derramarse por los poros de la sensibilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s