Como Indignados, la clavamos

Desde un paisaje mudo, por ciego y oscuro, seguimos profiriendo cánticos sin música, para denunciar que todo lo que siendo algo, por depravación y venalidad de algunos, modifica su naturaleza en pos de la utilidad a los corruptos.

Ya no necesitamos el verde estimulante del entorno, ni su luz, ni la música que eleve la convicción y nos dé fortaleza. Solo nos motiva el silencio atronador de los que antes exudaban vida, sin pretenderlo, por los poros de la autenticidad; su ausencia, su pérdida de ser, es el único acicate de nuestra rebelión.

Alzamiento contra la veneración de la utilidad, contra la imposición de la naturaleza única y pragmática de lo existente. Un motín contra el reduccionismo del ser-existente a lo útil, como lo único valioso. Una sublevación, que llamada al fracaso de los tiempos hipermodernos, nos dirija a cada uno a tomar la opción que creamos consecuente.

Si un número considerable de ciudadanos de rebelan contra una forma de vida impuesta, sería iluso esperar una respuesta conjunta a la represión de los poderes político-económicos. La era hipermoderna nos ha permitido indignarnos colectivamente, pero no gestar estrategias comunitarias.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s