Dios: idea o posibilidad

“Dios es lo que sobrevive a la evidencia de que nada merece ser pensado”[1] ya que “Es obvio que Dios era una solución y que nunca se encontrará otra tan satisfactoria”[2].Podemos así rumiar circularmente como un placebo mental, mientras no atinemos a apercibirnos de que “Dios es el por-venir de Dios. Dios, en sí mismo, es lo siempre pendiente del mundo. ..Aquello que somos al no saber responder a Dios, cuando nos pregunta dónde está nuestro hermano, es vivir muertos. Los capaces de Dios son, precisamente, los sin Dios”[3]

Este collage forzado entre fragmentos de Cioran y Cobo puede resultar sugerente. Para el filósofo nihilista lo único que merece ser pensado es Dios, y no por su veracidad sino por ser una explicación satisfactoria a las preguntas existenciales del hombre. Lo relevante no es su carácter verdadero, que Cioran considera imposible, sino su eficacia a la hora de saciar necesidades profundamente humanas. Esto funciona, claro está, siempre y cuando no topemos con la perspectiva de Cobo, para el cual podríamos decir que la acción puede abrirnos una brecha al entendimiento de qué es eso llamado Dios, pero siempre será un Dios cuya trascendencia romperá de cuajo la idea que por tradición hasta Cioran había considerado la mejor solución.

Será recomendable, pues dejar de pensar en un Dios ausente, porque no es la respuesta que busca el hombre –y menos un nihilista que ya no puede atribuirle eficacia a un Dios sin Dios- Si, como apunta Cobo, solo sumergiéndonos en las cloacas del mundo, donde viven los desesperanzados, para ser uno de ellos, podemos vislumbrar la presencia de Dios mediante su ausencia, hace falta una fe previa para optar por ese tipo de vida que pocos humanos poseen.

Así y tras este ímpetu del pensador rumano que cree haber visto en Dios, una idea de creación afortunada, me permito recordar que los aforismos son expresiones súbitas del sentir y el pensar que tienen, algunos de ellos, un tiempo de caducidad breve. De esta manera esta teología expuesta por Josep Cobo –y de otra manera, por otros anteriormente- concede una corta vida a estos aforismos que pueden consolar puntualmente pero que analizados afondo no son más que una quimera.

[1] Del inconveniente de haber nacido,Cioran

[2] Ibidem

[3] Dios sin Dios,J.Cobo,X.Melloni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s