Obsesiones destructivas

Vagamos, enajenados por obsesiones que no nos llevan al mar, ni a la línea de horizonte alguno con algo de claridad. No somos, por ende ríos, sino riachos sin plétora que faltos de fuerza merodean por caminos al azar.

Sometidos a ofuscaciones tiránicas y ausente la racionalidad, reptamos como lombrices para poder escapar, renunciando a dignidades, orgullos y algo de humanidad, velamos por la supervivencia mental.

Conseguido este objetivo, trataremos la salud mental, detectando obcecaciones, desarmando sus redes y desfilando con conciencia por caminos transitados por otros. La peculiaridad no es abrir nuevos caminos bajo el riesgo de sucumbir en la oscuridad, sino la lucidez de reconocer las limitaciones y posibilidades propias, para brillar con matices únicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s