Historia oficial del terrorismo

Siempre hay “una historia oficial” al margen de la historia –a veces se duplican,…- Aquella que imponen los que tienen el poder económico, político y los medios de comunicación a su servicio. Cierto es que, gracias a internet se escurren informaciones indeseables a través de las cuales y con rigor y paciencia podemos ir escribiendo un relato alternativo, en ocasiones más veraz. Pero siempre es difícil sostener un discurso marginal que llega a tener el grado de paranoia inventada, cuando los medios que establecen lo real y lo ficticio, inciden sibilinamente en nuestra mente para reforzar esa historia oficial impuesta. De esta forma: el terrorismo es fruto de un fanatismo irracional islámico que desea reconquistar las     zonas que perdió en sus orígenes, el mundo occidental colabora unitariamente para destruir esta plaga de raíz, las guerras en las que occidente ha participados en los últimos años ha sido una respuesta contundente a un terrorismo ante el que no podemos amilanarnos.

El problema es que este “buenismo” occidental que se transmite oficialmente contribuye y estimula una islamofobia, cuando Europa es ya un continente en el que conviven muchos musulmanes desde hace años, y que de repente, en un breve espacio de tiempo, se pueden sentir amenazados por su condición de musulmán sin que, ni por asomo estén de acuerdo con esas acciones terroristas que se llevan a cabo en los mismos países islámicos los comando terroristas o los lobos solitarios,…

Distorsionada la realidad y bien encorsetado un discurso o relato populista de corte maniqueo, donde de forma clara se sabe de una vez por todas quienes son los malos y quienes los buenos, los nacional socialismos tienen todo a favor para arrasar en las elecciones europeas y que volvamos a repetir historias anteriores, aunque ahora nos sonriamos y digamos que es muy diferente, aunque tal vez no lo sea tanto. Lo curioso es que a esto van a contribuir con total connivencia países de tradición liberar, que ya apuntaba ayer pueden llegar a ser fundamentalistas. De los nacional-socialistas ya sabemos lo que se puede esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s